Estudios Bíblicos en Siguiendo sus Pisadas

Dios y el dinero

Lectura Bíblica: Mt. 6:19-24

El Señor Jesucristo comienza aquí otra sección de su mensaje, y habla de lo relacionado con la parte material del hombre en cuanto al dinero. En la primer parte habla de la preocupación por tener dinero o riquezas, y en la segunda (vs. 25-34) de la preocupación por no tenerlo.
"No os hagáis tesoros en la tierra". Salmos 39:6; Lucas 12:16-21 Las riquezas son pasajeras, pues a lo sumo duran durante la vida terrenal del hombre, pero no aprovechan para la eternidad. Podríamos preguntarnos ¿qué tiene de malo buscar un buen pasar? Lo malo es que quien se preocupa por obtener riquezas piensa que si las obtiene lo ha hecho por propio mérito, y desconoce la obra de Dios. Job 31:24,25,28.
Un tesoro es algo preciado, algo que quien lo posee hace todo lo posible por mantener, y donde pueden dejarse de lado otras cosas para conservarlo. Esta razón es también explicada por el Señor: donde esté tu tesoro, estará tu corazón. El joven rico de Lucas 18 estaba dispuesto a todo por obtener la vida eterna, excepto a una cosa: dejar de confiar en sus riquezas. Su corazón, su deseo más íntimo, se encontraba en el dinero, que era su tesoro.
¿Es, entonces, incorrecto poseer muchos bienes? No. Salmos 62:5-7,10,11 Alguien puede poseer mucho y su corazón estar en Dios. Job es un buen ejemplo: Dios le había dado tantas cosas materiales que llegó a ser el hombre más grande de todos los orientales, pero su tesoro estaba en Dios. Su pertenencia más preciada era Dios (Job 19:25-27) Su secreto era considerar sus posesiones como regalo de Dios, y no como algo que él había logrado. (Job 2:10).
Mt. 6:24 Esta parte se completa con la idea que tanto Dios como las riquezas (o el ansia de poseerlas, porque hay quien sin poseer mucho dedica su tiempo a conseguirlas), pueden ser señores de la persona, es decir, ejercen dominio sobre ella. No existe la posibilidad de compartir el señorío, puesto que son cosas completamente opuestas: una tiene como centro a Dios y la otra al egocentrismo humano. El "no podéis" de Cristo no es un mandamiento, sino un hecho.
Este pasaje también nos menciona que el ojo es la lámpara del cuerpo. Si ponemos la mira en las cosas de arriba (Col.3:2), nuestro cuerpo tendrá luz, y podremos ver más allá de lo inmediato, que es terrenal, hacia lo eternal. Pero si el ojo es malo, el cuerpo está en tinieblas, por lo que no podemos ver. Ef. 4:17-20 Si el entendimiento está en tinieblas, no puede discernir. Los que andan "en la vanidad de su mente" tienen la vista puesta en sí mismos, y se olvidan de Dios. Proverbios 23:4,5 No poner los ojos (la atención) en las riquezas. ¿y quién lo dijo? Salomón, que fue uno de los más ricos de la tierra. ¿Por qué? Eclesiastés 5:10-12. Lo importante es tener "visión espiritual", es decir, capacidad para ver lo que Dios nos quiere mostrar, a través de su palabra, de las circunstancias, etc. (1 Co.2:14-16).


Mt.6:20 Hacer tesoros en el cielo. ¿Cómo se hacen tesoros en el cielo?