Estudios Bíblicos en Siguiendo sus Pisadas

El cristiano y la televisión

Lectura Bíblica: Filipenses 4:8

La televisión es uno de los instrumentos de entretención más utilizados hoy en día. Esto también incluye a los creyentes.
La Biblia, al igual que en muchos otros temas, no habla específicamente de la misma, pero si contiene consejos y mandamientos aplicables.
¿Cuál es el lugar de la televisión en la vida del joven creyente?
Un texto muy utilizado que describe muy bien esta relación es 1 Co. 10:23: "Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica."
Definición de lícito: justo, de acuerdo a la ley. Es decir, puede no ser malo o en contra de la ley de Dios, pero tampoco conveniente. ¿Cómo saber si la televisión conviene o edifica? Muchos programas nos darán una respuesta automática: ni convienen ni edifican. Pero otros...
Hagamos una relación de costo/beneficio. Es decir, qué cuesta y qué ofrece.
Cuando miramos televisión perdemos:
· Tiempo: en muchos casos es la actividad que más tiempo consume después del sueño, la comida y el trabajo o la escuela. ¿Qué dice Dios? Ef. 5:15-17 El tiempo que pasamos viendo televisión muchas veces podría ser empleado en actividades mucho más productivas. "entendidos de cual sea la voluntad del Señor"
· Oportunidades: Muchas veces hemos perdido oportunidades de estar con otros hermanos, de visitarlos, de charlar, de leer, por tener el deseo de mirar algún programa de televisión. También tiene que ver con el buen aprovechamiento del tiempo, pero merece una mención especial.
Cuando miramos televisión ganamos:
· ¿Ganamos algo? A veces podemos enterarnos de las noticias que pueden importarnos, puede servir como tiempo de esparcimiento o diversión, pero en general es poco lo que ganamos en el aspecto espiritual. Sal. 119:37 Lo vano es lo vacío, lo que no deja nada. El salmista hacía una oración para que Dios aparte sus ojos de la vanidad. ¿No podríamos hacerla respecto a la televisión?
Haciendo una evaluación general, podríamos decir que aquellos programas lícitos no aportan gran cosa a nuestra edificación.
Pero debemos cuidarnos de aquellos programas que no son lícitos. 1 Jn. 2:15-17 Muchos programas estimulan "los deseos de la carne", "los deseos de los ojos" y "la vanagloria de la vida". 1 Co. 10:12.
¿Qué pensamientos quedan flotando en nuestra mente luego de mirar un programa de televisión? ¿Concuerdan con lo que dice Pablo en Fil. 4:8? Si la respuesta es NO, mejor sería no haberlo mirado.
1 Tes. 5:21 "Examinadlo todo, retened lo bueno" No es una exhortación a mirar todo lo que pasan en la televisión, sino apuntando a la segunda parte del versículo: Retened lo bueno. ¿Acaso muchas veces no retenemos lo que vemos en la televisión, y no siempre es bueno?
Sabemos que entre decir lo que hay que hacer y hacerlo hay bastante diferencia. Ahora que conocemos qué debemos hacer, ¿cómo hacerlo?
Ro. 12:1 No conformarnos a este mundo (no tomar la forma del mundo) sino renovar nuestro entendimiento (permitir que Cristo crezca en nosotros).
Sal. 119:37 "Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; avívame en tu camino."