Estudios Bíblicos en Siguiendo sus Pisadas

La oración: qué y para qué pedir

Muchas veces hemos considerado temas acerca de la oración, y sabemos que podemos descomponer este tema en muchos subtemas, como la forma de orar, a quién orar, por medio de quien, las partes de una oración (agradecimiento, confesión, pedido, etc.)
En cuanto al tema de lo que pedimos, sabemos que el Señor mismo dejó una promesa en Jn. 14:13. Otro pasaje dice "Pedid y recibiréis" (Lu. 11:9).
Pero en Stgo. 4:3 dice que pedían y no recibían, porque pedían mal. Estamos frente al hecho de Dios nos da aquello que pidamos "bien". ¿Pero que es pedir "bien"? 1 Jn. 5:14: La condición de la respuesta favorable a nuestra oración es pedir de acuerdo a su voluntad. ¿Y cómo conocemos su voluntad? Una forma de hacerlo es a través de la Biblia, y eso consideraremos: pedidos que están bajo la voluntad de Dios.
Mucho de lo que hace que un pedido sea según la voluntad de Dios no está en el qué pedimos, sino en el para qué lo pedimos.
Existen varios ejemplos bíblicos sobre qué y para qué debemos pedir:

· 1 Re. 3:5-10 Salomón es visitado por Dios, quien le dice que pida lo que quiera. Salomón pide sabiduría y ciencia, para gobernar al pueblo. Este pedido agradó a Dios, quien no sólo le concedió esto, sino también riquezas y gloria. Ahora, nosotros no hemos de gobernar pueblos, pero sí tenemos que tomar decisiones continuamente, en todos nuestros ámbitos. ¿Hacer o no hacer? ¿Comprar o no comprar? ¿Ir o no ir? ¿Ahora o más adelante? Algunas son pequeñas, otras más importantes, pero Dios se agrada de que le pidamos discernimiento para decidir correctamente. Stgo 1:5
· Hechos 4:29: Pedro y Juan pidieron hablar con denuedo la palabra, y fueron oídos (v.31). El hablar con denuedo la palabra es obra de Dios, y Él se goza en concedérnoslo si se lo pedimos, pero debemos conocerla. 1 Pe.3:15. ¿Creemos que no podemos predicar en forma personal porque no tenemos facilidad de palabra? Pedro y Juan eran hombres del vulgo, y la gente se maravillaba por la manera en que hablaban. Ef.6:18-20 También debemos pedir por los que llevan el evangelio, para que ellos puedan hablar con denuedo la palabra. (Col. 4:3,4)
· Jer.33:3 Cristo prometió que enviaría al Espíritu Santo y que Él nos enseñaría todas las cosas. Estas cosas se encuentran ya escritas en la Biblia, y necesitamos el discernimiento que sólo el Espíritu Santo da para encontrarlas y entenderlas. Por eso es tan importante que cada vez que abrimos la Biblia oremos pidiendo poder encontrar esas "cosas grandes" que hay en ella.
· Neh.1:11 Nehemías quería ir a hablar delante del rey para pedirle que le permita ir a Jerusalém a reedificarla. Podemos aplicarlo a hacer algo para la obra de Dios, como predicar dentro de hospitales, escuelas, etc. Nehemías pidió hallar gracia delante del rey y le fue concedido. El creyente puede tambíen pedir esto para tener "buen éxito"en sus tareas para la obra de Dios. Por otro lado, mientras Nehemías hablaba con el rey, oró (Neh.2:4). Es un claro ejemplo de la oración personal e interior en un momento determinante. Dios puede hacer que los inconversos sean instrumentos para Él, y desea que se lo pidamos.
· Mt. 5:44 Orar por los enemigos. Sal. 54:5 ¿Es ésta la clase de oración que pide Cristo? No. Orar por nuestros enemigos no es buscar su mal, sino su bien. El ejemplo perfecto es del Señor: Lc 23:34
· 1 Ti. 2:1,2 Orar por nuestros gobernantes
· Lu. 10:2: Orar por más obreros en la mies
· Fil 1:4,5,9,10,11 El pedido de Pablo por los filipenses (amor, comunión, frutos de justicia)
· Orar por nuestros hermanos Stgo. 5:16; 1 Tes. 5:25; 1 Sa. 12:23
· Orar para que la obra crezca Hab 3:2