Estudios Bíblicos en Siguiendo sus Pisadas

Las tentaciones

Texto: Heb. 4: 14-16; Heb 2:17,18

Cristo pasó como hombre por todas las tentaciones que hoy tenemos. El fue hecho carne y habitó entre nosotros, siendo tentado en todo, pero sin pecado.
Cristo no conoció pecado (2 Co. 5:21), no hizo pecado (1 P. 2:22) y no se halló pecado en Él (1 Jn. 3:5).
Cristo puede compadecerse de nuestras debilidades, no de nuestros pecados.

Algunas de la tentaciones que tuvo Cristo, y que son las mismas que las nuestras, son:
1. Fue tentado a conseguir una cosa legítima de una manera ilegítima:
Mt. 4:3,4 "...tuvo hambre...si eres Hijo de Dios, dí que estas piedras se conviertan en pan"
Si hacemos una comparación con las palabras de 1 Jn. 2:16, esta tentación encajaría en "los deseos de la carne". No había ningún problema en comer pan, pero la manera de obtenerlo era el problema.
Cuántas situaciones hay en nuestras vidas en las que tenemos la oportunidad de conseguir algo, que no tiene nada malo en sí, pero que al conseguirlo de esa manera estamos dejando la voluntad de Dios.
La gente dijo luego de Cristo: "Confió en Dios" (Mt. 27:43).
"Buscad primeramente el reino de Dios, y todo lo demás os será añadido" Lo más importante no es conseguir pan, pero sí lo es obedecer a todo lo que sale de la boca de Dios, con la promesa de la provisión de Dios.

2. Fue tentado a exhibir su poder para su propia gloria
Mt. 4:6 "Si eres Hijo de Dios, échate abajo" Cristo tenía el poder para hacerlo, sin embargo no lo hizo. El diablo ofrecía pasar por alto la cruz para llegar a la gloria, demostrando que él era el Mesías. En el texto de 1 Jn 2:16 esta tentación apela a la vanagloria de la vida. Nosotros muchas veces tenemos la oportunidad de utilizar nuestros dones o capacidades para la gloria de Dios, pero ¿es ese nuestro objetivo? 1 Co. 10:31 "todo para la gloria de Dios"

3. Fue tentado a llevar a cabo los propósitos de Dios adoptando un método que deshonraba a Dios
Mt. 4:8,9
"todo esto te daré, si postrado me adorares" (Mt.4:8,9) La profecía ya indicaba que todo sería de Cristo (Zac. 14:9; Ap. 11:15). La propuesta del diablo era hacer lo que Dios había dicho, pero no de la manera en que Dios lo quería. Cristo tendría todo esto después de la cruz, de acuerdo al plan divino ¿Cuántas veces queremos "acelerar" los planes de Dios?
Esta tentación apela a "los deseos de los ojos" según el texto de 1 Jn. 2:16
La forma de llevar a las personas a Dios es a través de la predicación del evangelio, pero a veces se utilizan otros métodos para hacerlo. Esto es hacer caso de la tentación a la cual fue sometido Cristo.

4. Fue tentado a hablar imprudentemente
Lc. 11:53,54 ¡Cuántas veces los inconversos buscan toda ocasión posible para acusar a un creyente por sus dichos. La lengua es el miembro más difícil de dominar, pero Cristo lo hizo.

5. Fue tentado a salvarse dejando de lado la cruz
Mt. 27:40-43 Cristo fue tentado a dejar la cruz. Negar la cruz y salvarnos del sufrimiento es una de las tentaciones más frecuentes a los creyentes.
De una u otra manera, el mundo, la carne y el diablo están siempre diciendo a los creyentes "sálvate a ti mismo" a cada creyente que quiere estar crucificado con Cristo (Gá. 2:20)

Puesto que Cristo ha pasado por todas las tentaciones que nos afectan y no pecó, demostró que cualquier hijo de Dios tiene el poder para vencer la tentación.
El arma que Cristo utilizó para vencer la tentación es la Biblia, y para poder utilizarla hay que conocerla (2 Ti. 2:15; 1 Ti 4:13)

Ahora, Cristo se hizo semejante a nosotros para demostrarnos que se puede vivir en completa dependencia de Dios. 1 Pe. 2:21-23; 1 Jn. 2:6 Dios pide que vivamos como Cristo.