Estudios Bíblicos en Siguiendo sus Pisadas

Sexualidad

Este mensaje está dirigido a los Cristianos, personas que ya han recibido al Señor Jesús como Salvador, no se pretende de ninguna manera crear polémica, o despertar sensaciones dormidas, ni nada que no sea la edificación del cuerpo de Cristo. El tema de la sexualidad es muy amplio puesto que involucra varios procesos que se dan como parte natural del desarrollo de cada individuo, y por tal, es sumamente difícil tratarlo en forma breve en todo su contexto, sin embargo ante la clara muestra de interés por parte de nuestra juventud cristiana, considero importante tocar este tema someramente, en el punto que de alguna forma incide más para sucumbir ante la tentación sexual, es importante pues, que conozcamos un poco acerca de la naturaleza de nuestros cuerpos a fin de estar en condiciones de controlarnos conscientemente.

Mi experiencia como joven Cristiano en algún momento de mi vida, mi paso por el nivel medio superior en calidad de profesor de jóvenes entre 15 y 20, mi trato con jóvenes, y mi experiencia como padre, me han permitido valorar la importancia del tema de la sexualidad misma que pese a que consideramos que estamos viviendo tiempos diferentes y que somos "mas abiertos" y de "criterio mas amplio", sigue siendo un tema que da cierto temor y vergüenza en nuestros jóvenes tratarlo, lo que da en consecuencia falta de información al respecto para manejarlo en sus vidas. Hay muchas preguntas que exigen respuestas claras, directas y abiertas, a fin de madurar mentalmente sanos y comprender nuestra propia sexualidad y la de los demás, bajo el concepto que es parte del orden que Dios dispuso en la vida.

La sexualidad es parte de la naturaleza de todo ser vivo, y dentro de este género, solo los seres humanos fueron provistos por Dios de la capacidad para disfrutar placenteramente la relación sexual (entiéndase como el proceso que rodea el coito), no así en los animales donde esta relación es instintiva para preservación de la especie.

En principio debemos entender que "la relación sexual " no es algo malo ni sucio, ya que es el medio provisto por Dios para multiplicarnos, adicionalmente es parte de nuestra expresión de amor para con nuestra pareja, de hecho Dios ha permitido que se tenga una sensación agradable, es claro que la práctica correcta del sexo es para que lo disfrutemos (Proverbios 5:18-19 y todo el libro de Cantares), sin embargo este "disfrutar del sexo" no justifica que se practique la relación sexual en forma irresponsable y fuera de la voluntad de Dios.

Actualmente estamos inmersos en un mar de sexualidad comercial, ya que los medios masivos de comunicación están atestados de imágenes que incitan al deseo y relación sexual, sin importar el horario, en la TV para anunciar una simple crema, aparecen mujeres muy bellas semidesnudos, así mismo a las mujeres la TV les muestra jóvenes muy guapos con cuerpos atractivos y bien formados. La series televisivas están llenas de lenguaje con doble sentido y escenas de tipo sexual, lo mismo pasa con las revistas, diarios y anuncios espectaculares en las calles, así que es prácticamente imposible apartar nuestros ojos de ese bombardeo sexual que incita de continuo al sexo. Ahora es mas común apreciar la falta de recato en la mujer, quien con la excusa de las modas, viste de forma muy sugestiva para los hombres, de alguna manera el líbido para ambos sexos es explotado en los medios comerciales. La pornografía y el erotismo comercial muestran al sexo como algo placentero para el cuerpo que no requiere del vínculo del amor, y enseñan que debe "disfrutarse" desde el primer momento en que sea posible, es sorprendente conocer el numero de adolescentes menores de 16 que resultan embarazadas por jóvenes de edades similares en nuestros días, esto es muestra de la falta de conciencia y conocimiento acerca de la sexualidad.

Ante tal situación, parece ser que de alguna forma estamos predispuestos a la práctica del sexo en cualquier momento, (tanto jóvenes como adultos). En este punto quiero enfatizar que el varón responde casi instantáneamente a la motivación sexual a diferencia de la mujer, para entender esto se requiere comprender dos de las características fisiológicas en ambos sexos que tienen que ver con los impulsos y motivaciones sexuales, ya que son diferentes en el hombre y la mujer:

Las Mujeres desde que nacen, sus ovarios contienen un número determinado de óvulos, que maduran a partir de la pubertad uno a uno cada 28 días aproximadamente, el cual de no ser fecundado, es expulsado en el flujo menstrual. La mujer presenta un período de fertilidad que se ubica aproximadamente entre los 15 y 20 días después de iniciada la menstruación, tiempo en el que los expertos aseguran que la mujer está mas apta para mantener una relación sexual, y por lo tanto está mas sensible a responder a la motivación sexual, sin embargo esto no significa que su temperamento sea a la par del varón así como tampoco que reaccione a los mismos estímulos a los que reacciona un varón.

Por su parte los varones, producen el esperma (semen y espermatozoides) a partir de su pubertad, esta producción es continua, y es en la pubertad y adolescencia cuando es mas intensa, ocasionalmente se presentan eyaculaciones espontaneas durante el sueño, lo que a los médicos les ha dado por llamar "sueños húmedos" y no son otra cosa mas que la eyaculación involuntaria muchas veces asociada con un sueño de naturaleza erótica, es precisamente en esta edad donde los deseos sexuales en los varones son mas intensos, ya que fisiológicamente están presionados por su propio cuerpo para expulsar es semen acumulado lo que provoca en el joven que su temperamento sexual sea mayor que el de las señoritas, y esto es precisamente la causa principal por lo que responden casi de inmediato a un estimulo sexual, que en su mayoría es visual; puede ser una imagen erótica, la ropa demasiado entallada en la mujer, las faldas cortas, amplios escotes, al lenguaje corporal y hablado, la coquetería de la mujer en su forma de actuar, sentarse o caminar, en fin, son tantos los "pequeños detalles" que estimulan al hombre sexualmente que muchas mujeres no tienen ni la menor idea de "los mensajes que envían con su proceder", puesto que la tendencia en la mujer es mas al romanticismo, a los sentimientos, cuando por su parte el varón tiende mas a reaccionar por lo que perciben sus ojos. No quiero con esto decir que el hombre no sea romántico, ni que no le de importancia a sus sentimientos, no, lo que quiero enfatizar es que su respuesta sexual es mucho mas rápida que la mujer con lo que percibe visualmente. Tampoco quiero que piensen que cuando el hombre se siente "presionado" por su propio cuerpo debe recurrir a la masturbación o a la relación sexual, de ninguna manera, ya que si no expulsa ese semen acumulado en sus vesículas seminales localizadas en los testículos, estos son absorbidos por el cuerpo, sin embargo como en todo proceso hay una fase de adaptación a los cambios en nuestro cuerpo y este control le cuesta mas trabajo a unos que a otros.

Estos principios fisiológicos en las mujeres y los hombres, hacen que el hombre sea sexualmente mas temperamental que la mujer, y por ello su deseo sexual es mas frecuente.

Si analizamos el pecado de David en II Samuel capítulo 11, notarás que David tuvo un estímulo visual, cuando miró desnuda a Betsabé mientras esta se bañaba, fue cuando la deseó sexualmente y concibió en su mente en el pecado que lo llevó a tomarla por mujer y matar a su marido. En el Nuevo testamento Jesús dice en Mateo 5:28 que basta con que un hombre mire con deseo a una mujer, para que esto sea considerado como adulterio. Observa que en el caso de David, fue claro que miro a la mujer y la deseó, también nota que en los 10 mandamientos no le dice a la mujer, "no codiciarás (desearás) el hombre de tu prójimo" sino mas bien es la hombre a quien dice "no codiciarás (desearás) la mujer de tu prójimo" (Exodo 20:17). Esto tiene que ver con la naturaleza psico-fisiólogica del varón, ya que tal y como lo mencioné anteriormente, el hombre se estimula muy fácilmente en forma visual lo cual no ocurre con la misma facilidad en la mujer.

En la Palabra de Dios reconozco tres tipos de relaciones sexuales entre hombres y mujeres, la Fornicación, que es la relación sexual sin que haya matrimonio de por medio ( puede ser entre hombres y prostitutas), el Adulterio que se da entre una pareja donde uno de ellos o ambos están casadas con otra persona, y la relación bendecida por Dios dentro del matrimonio cuando sentencia: "por esto (matrimonio) dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne" (Efesios 5:25-33). La Biblia también menciona otras relaciones sexuales aberrantes entre dos personas del mismo sexo, y la que se da entre parientes, que no es mas que una total degeneración.

Por lo tanto, de ninguna manera esta aceptado por Dios la relación sexual, fuera del matrimonio, así que es obligación de los Cristianos abstenerse de tal práctica que puede lesionarlos profundamente. Dios no se equivoca cuando acepta la relación sexual solo dentro del matrimonio, cuando la pareja ha madurado lo suficiente para saber que desean pasar el resto de sus vidas juntos y formar un hogar. La relación sexual debe ser una sublime manifestación física del amor, en la que el hombre y la mujer literalmente se convierten en una sola carne, esta relación debe ser intima en el amor de Dios.

La relación afectiva que debe darse en una pareja de novios, debe ser dentro de un marco de respeto a ustedes mismos; no olvides que tu cuerpo es templo del Espíritu Santo (I Corintios 7:3-5), personalmente no veo mal que se tomen de la mano, se abracen y se besen sin apasionamiento, ya que los besos pasionales acompañados de caricias llevan al cuerpo a la preparación natural para el acto sexual, el hombre sufre de erección y lubricación, y en la mujer su vagina se dilata y se lubrica como parte muy normal de la reacción del cuerpo, que de no ser detenidos, ambos van a ser superados en su voluntad por su excitación culminando con el coito, como ha pasado tantas veces en nuestra sociedad.

El matrimonio es una Institución sagrada bendecida por Dios, donde la pareja podrá dar rienda suelta a su manifestación de amor en la intimidad, entregándose uno a otro por amor (I Corintios 7:3-5). La decisión de casarse debe ser el resultado de un deseo sincero y maduro por compartir la vida completa juntos y formar un hogar, jamas debe ser la motivación el deseo sexual, que si bien es cierto es parte natural del amor entre la pareja, también es cierto que no lo es todo en la vida.

A las mujeres Cristianas le animo a no provocar la sexualidad en los varones con sus vestimentas ni con sus actos, por favor recuerden que el varón es muy sensible a la estimulación visual, las modas actuales de ropa entallada y faldas cortas (no estoy diciendo que vistan ropas largas y holgadas del siglo pasado, pueden vestir jovial y moderno sin dejar de lado el decoro y pudor), las actitudes frívolas y el exceso de confianza, son percibidos por el varón de forma muy diferente a como lo percibe la mujer, las chicas no deben permitir que su ropa intima o cualquier aditamento propio de la mujer que estimule al varón sea visto por estos. En algunas casas es muy común que el baño que permiten a los visitantes se vean prendas intimas de la mujer, en algunos otros casos estas prendas están colgadas a la vista de cualquiera que pase por ahí, sin saber que con algo tan simple como eso, están estimulando el libido del varón.

Los Cristianos debemos ser muy sabios y prudentes para no caer en la tentación sexual, de ahí se deriva la importancia de conocer la naturaleza de nuestros cuerpos y sus reacciones, que podemos controlar si nos ponemos en las manos de Dios, y debemos evitar conscientemente todo aquello que nos signifique una provocación sexual. Los pensamientos de tipo sexual, seguirán invadiendo nuestra mente debido al medio en el que nos desarrollamos, pero debemos cambiarlos por pensamientos limpios y sanos (Filipenses 4:8), no permitir que nuestro cuerpo nos controle, sino que nosotros controlemos a nuestros cuerpos; "Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de DOMINIO PROPIO" (II Timoteo 1:7)

Es imposible agotar este tema en forma breve (llevo mas de 5 revisiones y cada vez le agrego algo), se que quedan temas muy importantes como la masturbación, las caricias, ¿hasta donde podemos llegar?, escarceo amoroso, etc., y no dudo que existan muchas inquietudes con respecto a este tema, lo veo muy frecuentemente con mis propios hijos a quienes debo orientar en la forma correcta aceptada por Dios, pero creo que he tocado el punto principal que tiene que ver con la estimulación sexual, misma en la que muchas veces participamos de forma inconsciente, sin embargo me pongo a su disposición para cualquier comentario, duda, pregunta, etc., que trataré de contestar en la forma mas clara posible sin perder el contexto Bíblico.

Hay un libro de autores Cristianos que trata el tema de la sexualidad en una forma clara y amena que me permito recomendarles

SEXO Y MAS
De Michael Lewson/Dr David Skipp
Editorial Unilit

Bendiciones