Estudios Bíblicos en Siguiendo sus Pisadas

La tentación

TEXTOS: 1 Corintios 10:13; Filipenses 4:13.

Introducción: Cada creyente debe entender las palabras de Efesios 6:12. Sí, tenemos un enemigo, el diablo, Satanás. Él es el príncipe y el poder de este mundo y es verdad que cada uno de nosotros, como creyentes, seremos tentados a pecar contra a Dios por nuestro enemigo común.
Pero, por la gracia de Dios, Ud. y yo podemos vencer cualquier tentación y vivir una vida llena de alegría y gozo en el Señor. Sí, hay una manera de obtener la victoria, véase Judas 24.
I. Realidades acerca del pecado y la tentación:
1. ¿Puede Satanás hacernos pecar? ¡Sí!
2. Pero, ¿qué hizo Job y qué hizo nuestro Señor cuándo el diablo los probó? Job 1:6-22; Mt. 4:1-11.
3. ¿Es la tentación pecado? Hebreos 4:15.
4. ¿Qué son las fuentes de tentación? 1 Jn 2:15-16.
5. ¿Puede Dios tentar a Sus hijos? Santiago 1:13.
6. ¿Cuál es el resultado si uno cede a la tentación? Santiago 1:15.
7. ¿Qué acerca de sus amigos incrédulos? Prov. 1:10-19.
8. Note lo que Dios dice acerca de nuestros compañeros, Proverbios 4:1, 2; 13:20; Salmos 73:2, 3, 17.
II. ¿Cómo podemos vencer la tentación?
1. Debemos usar la misma arma que Jesucristo usó, la Palabra, Mateo 4:4-11.
2. Nótese la fórmula que Santiago nos dio, Sgo. 4:7, 8.
(1) Hay un orden de importancia en estos textos:
A. Someteos a Dios primero, luego Ud. puede...
B. Resistid al diablo, y la promesa...
C. Él huirá de vosotros.
3. Hay dos fuentes de poder que están disponibles para vencer al diablo y la tentación:
(1) Obediencia a la Palabra, Salmo 119:11.
(2) Velando y orando, Mateo 26:41.
4. Para vencer la tentación debe hacer 4 cosas:
(1) Contarse a sí mismo muerto con Cristo Jesús:
A. El creyente está librado de la autoridad del diablo, Colosenses 1:12, 13.
B. El creyente está muerto al pecado, Romanos 6:11, 12.
C. El "viejo hombre" ha sido crucificado, Romanos 6:6.
(2) Ud. puede contar con la vida de Jesucristo que vive en Ud., Gálatas 2:20; Filipenses 4:30; 1 Juan 4:4.
(3) Debe estar armado con la Palabra, Efesios 6:10-18.
(4) No debe hacer provisiones para la carne, Rom. 13:14.
5. ¿Cuáles son las obras de la carne? Gál. 5:19-21.
III. ¿Por qué el creyente debe ser siempre vigilante y alerta?
1. Porque tiene un adversario, 1 Pedro 5:8.
2. Porque el diablo es un engañador, 2 Cor. 2:11.
IV. ¿Qué debe hacer el creyente si ha caído en tentación? 1 Juan 1:9.
V. ¿Qué limitación pone Dios sobre la tentación? 1 Corintios 10:13.
VI. ¿Qué recompensa hay para el vencedor? Santiago. 1:12.
CONCLUSIÓN: "La tentación viene con frecuencia por la puerta dejada abierta intencionalmente".